h1

​     a)    Distinguir los estados de salud y de enfermedad.

 
b)    Ayudar al correcto diagnóstico de las enfermedades.
 
c)    Contribuir al establecimiento del pronóstico de las mismas.
 
d)    Facilitar el seguimiento clínico.
 
e)    Asegurar la eficacia del tratamiento aplicado.
 
Por ello, el Especialista en Análisis Clínicos se integra como un componente fundamental en el equipo multidisciplinar que, junto al resto de especialistas clínicos, participa en el proceso de decisión clínica que afecta a las tareas de prevención de la enfermedad, promoción de la salud y cuidado del paciente.
 
Para poder conseguir estos fines, el Especialista en Análisis Clínicos debe asumir las siguientes competencias:
 
a) Elección, recomendación, en su caso, y realización, incluida la toma de muestras, de los procedimientos de laboratorio adecuados al estudio de la situación del paciente, asegurando la emisión de resultados de calidad garantizada y de coste óptimo.
 
b) Interpretación de los resultados obtenidos en relación con la situación clínica del paciente, haciendo llegar esta información a los clínicos.
 
c) Comunicación y discusión, con otros especialistas, sobre el significado de la información obtenida.
 
d) Aprender de su ejercicio diario para mejorar la utilidad clínica de los procedimientos de laboratorio, evaluando y manteniendo la calidad de los métodos disponibles y diseñando e implantando nuevos métodos analíticos conforme al estado del arte.
 
e) Colaborar en la gestión de la unidad asistencial en la que esté integrado conforme a un plan de mejora continua. Para ello participará en los programas de aseguramiento de la calidad, en los de formación y en los de gestión de recursos.
 
La Especialidad de Análisis Clínicos está estrechamente relacionada y comparte conocimientos con las especialidades de: Bioquímica Clínica, Hematología y Hemoterapia, Inmunología, Microbiología y Parasitología,así como con otras áreas como la Genética.